La importancia del contenido desconectado (offline)


Fragmento sobre Internet desconectada. Confesiones de un ex agente Castrista. Fuente: UNPACU.

 

Mucho se ha tratado de hacer en el campo de las tecnologías contra la censura de Internet en Cuba pero hasta ahora los resultados han llegado a muy pocos dentro de la isla. Según el reporte Freedom on the Net de 2012 la penetración de Internet apenas llega a un 5% y la censura es rampante incluso para aquellos pocos que logran conectarse.

Las tecnologías avanzadas de circumvención como onion routing (TOR), redes malladas, y los proxies anónimos a duras penas llegan a los cubanos porque requieren de usuarios con elevados conocimientos y de acceso ya existente. Como dependen de la infraestructura que ellos controlan, el régimen cubano constantemente busca como inhabilitarlas bloqueando puertos, baneando DNS, analizando el tráfico o simplemente usando listas blancas (whitelisting) que solo dejan pasar tráfico de sitios autorizados.  Las tecnologías satelitales, por el momento, son muy caras, difíciles y peligrosas de introducir (e.g. Alan Gross). En este juego del gato y el ratón, es casi siempre el ratón quien sale perdiendo, por lo menos, hasta ahora.

Sin embargo, el acceso a Internet online o conectado no es la única opción que tienen los internautas de países censurados. También existe el acceso mediante contenidos offline o desconectados (véase Paquetes Web para Cuba) que, aunque no provee inmediatez, tiene la ventaja de ser barato, muy sencillo de acceder, copiar, distribuir y a la vez es muy difícil de detectar gracias a las grandes prestaciones y pequeños tamaños de los dispositivos de memoria digital modernos.

El acceso a la Internet en su totalidad y de forma inmediata está demasiado sobrevalorado en los países desarrollados. Veamos por qué en los siguientes gráficos:

NetcraftFeb2013

Según se aprecia la compañía de investigaciones Netcraft reportó en Febrero de 2013 un total de 630,795,511 dominios registrados (sitios web). Este número ha estado creciendo exponencialmente desde el comienzo de la Internet en los 90. Sin embargo como podemos ver en el gráfico más abajo los internautas, incluso en los países sin censura, apenas visitan 89 dominios mensualmente. Un porciento infinitesimal (0.000014%) comparado con el número de sitios disponibles. O sea, la mayoría de los seres humanos solo visitan una pequeñísima parte del Internet. etc. Cada internauta escoge un pequeño hábitat en el que desarrolla la mayor parte de su navegación según su origen étnico, raza, país, pertenencia social etc. A pesar de todo el bombo y platillo que las rodea, el  tiempo dedicado a las redes sociales es  sorpresivamente pequeño, solo un 22% mientras que el tiempo dedicado a ver contenidos es casi el doble (42%).

 

nielsen_infografic

Source: Data from Nielsen, Infographic by Visual Economics.

 

Otra tendencia interesante, en especial para los países del tercer mundo, es la explosión de los dispositivos móviles. Este año se proyecta que más personas navegaran Internet desde un móvil que desde una PC de escritorio. Esto significa que para billones de personas la única ventana a la información de Internet será mediante un móvil. Debido a la censura, limites técnicos (ancho de banda disponible) y económicos, la gran mayoría de esa información llegará de forma desconectada (offline).

mobilegraph

En pocas palabras, la proliferación de contenidos desconectados es inevitable. Quien los controle también controlará el mundo del futuro no muy lejano. Las nuevas guerras cibernéticas pasaran a las pequeñas pantallas y las guerras reales pasarán o se evitarán en gran parte debido al creciente acceso a estos contenidos desde los lugares mas recónditos del planeta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *