Snet vive hoy gracias a la autocensura

 

LA HABANA, Cuba.- Lo que hoy se conoce como Snet (la red de la calle o street net) es la red de computadoras más grande de la Isla y surge a partir del deseo de los más jóvenes de estar conectados. Disfrutar de videojuegos como Starcraft, Warcraft y Call of Duty en modo multijugador fue el motor impulsor para su creación. Este fenómeno se desencadenó en diferentes lugares a la vez en La Habana, Mayabeque y Artemisa de manera aislada y desorganizada. En los barrios se conectaban computadoras usando cables de red, hasta que más tarde se fueron agrupando y organizando con la llegada de la tecnología wifi a Cuba entre los años 2007 y 2009. Snet cuenta hoy con muchos espacios de socialización, servicios, foros y servidores de todo tipo enlazando municipios y provincias con miles de usuarios conectados, por lo que requiere de “normas y reglamentos para organizarse mejor”.

“En Snet, está prohibido cualquier comentario, debate, material político o religioso, la pornografía y las promociones de negocios de cualquier tipo, ya sean estatales o particulares. Te puedo garantizar que estos puntos son esenciales y sin ellos hoy Snet habría sido eliminada”, comentó para este diario Andrés Guerra, un joven pionero en la administración de redes de barrio.

“Recuerdo que en los inicios solamente estábamos conectados aquí en mi municipio y la red crecía cada día más. En aquellos días solo jugábamos y nos compartíamos el Paquete Semanal. Al poco tiempo me visitó un agente de la Seguridad del Estado que afortunadamente era amigo de mi familia. Su objetivo principal era constatar qué se hacía realmente en la red. Por suerte estas normas de las que te hablé al inicio siempre estuvieron claras y nada sucedió”, añadió el joven.

“La censura de temas religiosos y políticos por parte de los administradores se debe mayormente al miedo al decomiso y los operativos policiales contra las cosas que puedan ser (subversivas)”, nos expresó Andrés.

“Tal vez porque tenemos el tejado de cristal (refiriéndose a la procedencia de equipos y cables usados en la red), hay más cosas por dónde cogernos fácilmente. Todos los equipos que usamos son prohibidos por la Aduana y aquí en la isla no se comercializa el cable de red (RJ45), ni los Routers ni los Switches. Se conoce que se adquieren de las empresas estatales y de personas que las importan al país ilegalmente desarmados y escondidos en los equipajes. Es por eso que se deben cuidar más las normas y aplicar más control con lo que no conviene”, nos explicó Alex Fonseca, otro de los administradores de Snet en Mayabeque que ocupa el cargo de Jefe de Zona, la persona encargada de velar por el correcto funcionamiento de la red y cumplimiento de sus normas en una zona determinada.

Reglamento y medidas disciplinarias

Snet tiene un estricto reglamento. El incumplimiento del mismo puede traer consecuencias como la desconexión tanto temporal como permanente de la red según la falta que se cometa. Las faltas están clasificadas en leve, moderada, grave o muy grave.

“En toda la red están prohibidos los comentarios políticos y religiosos, así como cualquier publicación de anuncios en los sitios clasificados que promocionen negocios ilegales”, como “servicios de internet, correo electrónico, Infomed, equipos satelitales y todo lo demás que es perseguido por el Estado cubano. También los anuncios sexuales o relacionados con la pornografía o los ajustes de cuenta están prohibidos”, comentó Rubén Soca, usuario de Snet.

“Cualquier anuncio de compraventa de productos que se comercialicen en las tiendas estatales, la venta de medicamentos u otro negocio paralelo a ETECSA o a cualquier empresa cubana. En fin, la competencia al estado está prohibida porque sabemos que eso no conviene”, añadió.

Cabe preguntarse quién redactó este reglamento junto a estas medidas disciplinarias. Todos los administradores entrevistados para este trabajo plantearon que tanto el reglamento como las medidas disciplinarias se redactaron entre los Jefes de Zona para blindar la red contra cualquier amenaza del Gobierno.

“La censura no responde a códigos éticos. Es simplemente el resultado del miedo a que nos quiten lo poco que tenemos. En lo particular me gustaría que Snet fuera un espacio de libre opinión, sin censuras ni miedos, pero es una realidad que gracias a eso hoy sigue con vida y no ha sido exterminada”, añadió otro de los administradores que prefirió que no se publicara su nombre.

Esta red, que se han propagado de una forma explosiva en los últimos años, no cuenta con ninguna ley que la respalde, por lo que es considerada como “ilegal”. Recientemente el MINCOM (Ministerio de Comunicaciones) ha dejado claro la “ilegalidad” de usar el espectro eléctrico sin una previa autorización. Administradores de Snet nos plantearon que en varias ocasiones se han acercado a institutos y organizaciones gubernamentales como Radio Aficionados y el MINCOM para tratar de legalizar sus redes, pero todo ha sido en vano. En Cuba la tasa de penetración de Internet no supera el 5% siendo una de las más bajas del mundo. Snet es la alternativa que han encontrado los jóvenes cubanos ante los altos precios impuestos por el monopolio Etecsa de 1 CUC por hora de navegación en Internet.

Source: Snet vive hoy gracias a la autocensura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *