El Hackathon de los desconectados

R2RGL.St.56Este fin de semana se realizó el Hackaton por Cuba en Miami. Este evento organizado por Raices de Esperanza, un grupo de jóvenes Cubano-Americanos, prometía interesantes e innovadoras ideas para hacer llegar información a los cubanos. Sin embargo, el resultado final fue un desastre pues, quienes seleccionaron a los ganadores no son expertos en el contexto cubano y no tomaron en cuenta la seguridad y la privacidad de los usuarios que utilizarían estas herramientas.

Los desconectados de aquí y de allá

Las dos aplicaciones escogidas como ganadoras utilizan el correo electrónico como medio de distribución pero de manera centralizada e insegura para los cubanos. O sea, todos los correos se envían desde una dirección única que puede ser fácilmente bloqueada o rastreada por el régimen cubano. Además, todo el contenido es enviado en texto simple, con asuntos y nombres de adjuntos repetidos y muy fáciles de rastrear por los informáticos de la seguridad del estado. qJlUu.Em.56

Este tipo de aplicaciones, para que tengan éxito en la isla, deben ser descentralizadas y seguras. Los correos electrónicos utilizados no pueden ser únicos y los nombres de los adjuntos y asuntos de los correos deben ser oscurecidos con palabras comunes escogidas al azar para evitar que puedan ser detectados quienes los usan.

Servicios centralizados e inseguros como Web2mail.com y WWW4mail.org de envío de páginas web existen desde hace muchos años, no son nada nuevo. El gobierno cubano está acostumbrado a simplemente bloquearlos o intimidar al usuario que atrapen usándolos.

RaspberryPi1

Raspberry Pi

El otro premio fue otorgado a un participante que llevo la idea de llevar a Cuba Raspberry-Pis, computadoras baratas basadas en Linux, con Paquetes Web (de los nuestros). Estos dispositivos serían llevados a Cuba dentro contenedores plásticos de comida, una idea pésima para pasar equipos electrónicos por la aduana de Cuba pues de esa manera serían muy fácil de detectar en los rayos x. No tiene sentido que dentro de un contenedor de comida vaya algo electrónico y los operadores de rayos x enseguida los detectarían.

La persona que los lleva podría ser cuestionada por varias horas en el mejor de los casos o, en el peor, pasaría a ser un nuevo rehén para la dictadura, à la Alan Gross. Quienes tenemos experiencia en estos menesteres sabemos que la única manera de pasar equipos electrónicos es, en piezas, dentro de otros equipos electrónicos.

El otro problema con el Raspberry-Pi en el contexto de Cuba es que se basa en Linux y están pensados por programadores para programadores. La mayoria de los usuarios en Cuba tienen muy bajo nivel técnico y apenas saben utilizar Windows. Estas máquinas no tienen demanda, una búsqueda en Revolico revela cero resultados en ventas de Raspberry-Pis. Sería mucho más sencillo enviar Mini Pcs o teléfonos baratos Android con paquetes web en memorias MicroSds. Son mucho más poderosos, fáciles de usar y en alta demanda por los cubanos.

El alto precio de la ignorancia

Malas decisiones tomadas por personas desconectadas de los cubanos, sin conocimientos o visión a largo plazo han costado demasiado en la lucha por la libertad de Cuba. Aviones con presupuestos multimillonarios cuyas señales son fácilmente interferidas, la metida de pata de llevar equipos satelitales súper caros y que ponían en peligro a sus distribuidores e inversiones millonarias en sistemas inseguros de distribución SMS que pueden ser bloqueados fácilmente son algunos de los ejemplos de nuestra historia reciente. Por eso publico este artículo, para que no se sigan cometiendo los mismos errores del pasado una y otra vez.

2 thoughts on “El Hackathon de los desconectados

  1. Roberto on

    Como todo lo que hace Raices de Esperanza, salir en la tele y hacer nada de nada. Con eventos y soluciones premiadas como estas, tenemos dictadura para rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *