El embudo de OLPL, los yumas y el pedido de Yoani

Es cierto que tenemos mucho que celebrar en el campo de las nuevas tecnologías en Cuba. Pero no podemos dormirnos en los laureles del éxito pues el objetivo de lograr la democracia no se ha realizado todavía.
La información sobre los desmanes y fracasos de la dictadura está saliendo de Cuba a ritmo acelerado y sin precedente gracias a las nuevas generaciones de blogueros y twiteros cubanos que se merecen todos los elogios del mundo por su valentía y labor incansable. Las noticias que antes demoraban años en salir, o que nunca lo hacían ahora circulan por todo el mundo casi instantáneamente.

OLPL

El embudo de OLPL.
Pero, y siempre hay un pero, ahí precisamente radica el problema hoy día, la información sale a borbotones pero casi ninguna entra. Como diría el bloguero cubano Orlando Luis Pardo Lazo, hay un “embudo de información” con el lado pequeño apuntando a la isla. Muy buena metáfora de Orlando para describir este problema, el siempre tan poeta e imaginativo como en sus tweets.

Los yumas (extranjeros) están alejados de la realidad del cubano de a pie.
Es un hecho que el ser humano piensa como vive. Lamentablemente, quienes viven en el primer mundo y jamás han experimentado en carne propia una dictadura totalitaria piensan que su realidad también aplica en el tercer mundo. Con ansias de ayudar se han invertido cientos de millones de dólares en avanzadas, todavía inmaduras y caras tecnologías anti-censura que han tenido un limitado éxito en llegar a los pocos afortunados con el entrenamiento y el acceso mínimo necesario para utilizarlas. Pero, y aquí va el pero de nuevo, no podemos contar con esos pocos para cambiar realidades.

La realidad del tercer mundo es que el fulano de la calle, el liborio de Cuba que saldrá a la calle a protestar, jamás entenderá que es una “red mesh”, que significa “onion routing”, que es el “azimut” en una antena satelital o que es un proxy anónimo ni podemos pretender que lo haga. Estas y otras tecnologías, por el momento, no han alcanzado el grado de conveniencia necesario para llegar a las masas. Algún día llegarán a ese punto, se debe seguir mejorándolas, pero la realidad es que no estamos allí todavía.

Las organizaciones internacionales, los cubanos del exilio y los extranjeros con deseos de ayudar a promover la democracia en Cuba solo podemos hacer eso, ayudar, desde lejos. Son los cubanos de a pie desde la isla quienes verdaderamente cambiarán sus destinos y para lograrlo lo primero que debe cambiar es su pensamiento mediante el acceso a la información sin censura que les han negado por 50 años.

yoani

El pedido de Yoani Sanchez:
En sus propias palabras:  “La información es poder y los cubanos de la isla están desprovistos de esto. El otro aporte es tecnológico, tales como memorias flash y teléfonos celulares”. “Recomendaría que todo el que vaya a Cuba trate de llevar alguna herramienta tecnológica que ayude a los cubanos a independizarse del monopolio estatal sobre la información”.
Fuente: El Nuevo Herald

¿Cómo se rompe el embudo?
Como dirían los americanos: mantenlo sencillo, estúpido (keep it simple, stupid). Esto no es una ofensa, es un principio que se refiere a que lo sencillo funciona mejor.
¿Qué funciona hoy en Cuba?
Los contenidos desconectados (offline), los dispositivos electrónicos con capacidad multimedia (que reproducen audio, video y páginas web) y los medios de memoria electrónica barata que los soportan. Vemos algunos ejemplos:

  • Laptops, computadoras de escritorio, celulares, tabletas, media players y dvd players.
  • Libros, manuales y revistas en formatos portables como PDF.
  • Paquetes Web.
  • Paquetes con contenidos multimedia (audio y video).
  • USB flash drives, discos duros portátiles, DVDs, CDs, SD cards y otros dispositivos de memoria modernos.

Todos estos contenidos y medios se distribuyen en cuba por medio de las super sencillas e impenetrables (para la seguridad del estado) redes de a pie. Vecinos, amigos y familiares se los copian entre sí.
Los únicos conocimientos requeridos para utilizarlas: saber copiar, pegar y caminar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *